Alimentación y nutrición: repercusión en la salud y belleza de la piel

Clásicamente se ha postulado acerca de la posible relación entre la salud y la alimentación.  A finales del siglo XX se comienza a considerar que la alimentación, además de un papel nutricional, podría tener un papel fundamental en la prevención de enfermedades crónicas y degenerativas, así como en el mantenimiento de la belleza y juventud.

La evidencia científica disponible hasta la actualidad, orienta a pensar, que además del papel relevante y claramente evidenciado de algunos nutrientes en patologías dermatológicas, modificaciones dietéticas pueden ser fundamentales en aquellas dermatosis ligadas al envejecimiento cutáneo.

envejecimiento-piel

Alteraciones cutáneas con una probable relación con la dieta:

  • Dermatitis atópica: La DA es la enfermedad inflamatoria de la piel más frecuente en niños de países desarrollados. Hay argumentos a favor que defienden que algunos alimentos producen la DA, por lo que eliminarlos de la dieta podría mejorar o incluso curar esta patología.
  • Acné: Es una de las patologías cutáneas más comunes, con una prevalencia en torno al 85% en torno a los jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años. La evidencia entre el consumo de alimentos con alto contenido en glúcidos y el acné cada vez se afianza más.
  • Psoriasis: Se trata de una enfermedad crónica de la piel caracterizada por la aparición de pápulas eritematosas y placas blanquecinas. La prevalencia y severidad de la psoriasis ha resultado ser menos en tiempos de carencia alimentaria. Por tanto se ha postulado que la enfermedad mejoraría con dietas bajas en calorías.
  • Rosácea: El té, café, bebidas calientes, tabaco, alcohol y la comida picante son responsables de precipitar episodios de enrojecimiento en la rosácea.

Estos son algunos ejemplos que nos llevan a pensar, tras años de estudio, en la relación entre la alimentación y nutrición y algunas patologías cutáneas.

BELLEZA-Piel-alimentacion

El papel de la nutrición en el cuidado de la piel sana y su papel en el fotoenvejecimiento.

El envejecimiento de la piel es un un fenómeno biológico complejo que se puede dividir en dos componentes:

  1. Envejecimiento intrínseco: determinado por la genética y el estilo de vida.
  2. Envececimiento extrínseco: causado por factores ambientales, sobre todo por la radiación solar ultravioleta.

Se ha postulado que los radicales libres activan un proceso metabólico en el citoplasma de los fibroblastos (células que sintetizan colágeno y glucosaminoglucanos), que conduciría a una degradación tisular, además de causar daños genéticos permantentes.

Un tratamiento antioxidante sería útil para reducir los efectos nocivos de los radicales libres y proteger la piel del envejecimiento. Para ello se recomienda una dieta rica en alimentos con alto contenido en antioxidantes (sobre todo presentes en frutas y verduras).

Principales antioxidantes:

  • Beta-caroteno: presente en los alimentos de color naranja (zanahorias, boniatos, melón, albaricoques, calabaza, mango, etc.). Pese a esta primera característica otros alimentos también ricos en beta-caroteno son las verduras de hoja verde (espinacas, coles, etc.)
  • Luteína: presente también en verduras de hoja verde como las mencionadas anteriormente.
  • Licopeno: se trata de un potente antioxidante presente en los tomates, sandía, papaya o naranja sanguina.
  • Selenio: se trata de un mineral que forma parte de algunas enzimas con actividad antioxidante. Las principales fuentes de selenio son el arroz y el trigo (sobre todo en su versión integral), y su concentración dependerá del selenio presente en la tierra de cultivo. No hay que olvidar que el selenio está presente en los músculos de los animales, por lo que la carne es otra de las fuentes de este mineral en nuestra dieta.
  • Vitamina A (Retinol): los alimentos ricos en esta vitamina incluyen el hígado y yema de huevo. El beta-caroteno es considerado como pro-vitamina A, ya que es precursor de esta vitamina, por lo que los alimentos ricos en beta-caroteno también pueden considerarse importantes para contribuir al aporte de retinol.
  • Vitamina C: se encuentra de forma abundante en muchas frutas y vegetales (naranjas, kiwis, fresas, tomates, pimiento verde, etc.)
  • Vitamina E: también conocida con el nombre de alfa-tocoferol, está principalmente presente en los aceites de semillas como girasol, soja, maíz y frutos secos.Antioxidantes

El tema de la nutrición es denso y en ocasiones incluso me aburro ami misma cuando hablo de él 😛 Por ello he intentado resumir los aspectos más importantes de la nutrición a nivel de envejecimiento cutáneo. Con esta base podemos prevenir y/o mejorar el estado de nuestra piel a la par que nos alimentamos adecuadamente y evitamos la carencia de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Espero que os sirva de ayuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s